Inicio Playlist – Archivo 10 Canciones para terminar el año

10 Canciones para terminar el año

Acabamos el 2014 y con él dejamos atrás unas cosas y nos encontramos más entrados en intensidad con otras, por eso de que notamos una presión física que nos da con la palabra ‘contrarreloj’ en toda la cara.

Este año ha sido especialmente rico en música poco convencional en el ámbito de la rutina terrenal y hemos podido notar que lo alternativo ha pegado un estirón interesante. No hemos necesitado entrar en un MySpace de una banda de un pueblo de Texas perdido de la mano de Dios para dar con un perfecto y ya ultranecesario matrimonio entre lo comercial y lo underground, como puede ser el mejor ejemplo, Lorde. El triunfo del menos es más de la neozelandesa y de, sin duda, los densos y multitarea, Royal Blood, que hacen también referencia al matrimonio ya comentado.

En las últimas semanas del año han nacido o despegado tracks que gritan ‘¡Escúchame y venérame!’ y, hoy, en CrazyMinds, vamos a compartir con vosotros una maravillosa y multigénero lista de reproducción con algunos de los temas que, por un motivo u otro, lo han estado petando para poder decir ‘Hemos sido de lo mejor que ha tenido el honor de cerrar 2014’.

  1. Royal Blood – Figure it out.

Los casi heavies Royal Blood han sido, sin lugar a dudas, el dúo revelación del año. Los británicos empezaban su andanza juntos en 2013 y a finales de este año ya podíamos escuchar en directo su single Figure it out en el escenario de los MTV EMA’s en Glasgow, no sin antes, en ese año de vida, ser anunciados como los próximos teloneros de los mismísimos Arctic Monkeys y ser los artistas Push de la cadena durante un mes entero.

Figure it out es un tema de su primer disco que representa la naturaleza del dúo en esencia, con su bajo agresivo y su batería insistente. Muy bien.

 

  1. Azealia Banks – Ice Princess.

Ice Princess, recientemente nombrado Best New Track por Pitchfork, es un tema bastante trampantojo. En principio, típico rap americano down-beat con letra cruda que de pronto se transforma en un estribillo totalmente house y bailable, propio de colaboración hiphopera con cualquier productor representante del EDM actual como podrían ser Guetta o Garrix.

Le vamos a dar levedad a ese final en fade out porque la evolución de la canción a lo largo de si misma se lo gana.

 

  1. Mourn – Otitis.

No hay duda de que los jovencísimos Mourn les han caído en gracia y ahora son los protegidos de Pitchfork. Desde que el famoso medio los nombrara, analizando y recomendando su canción Silver Gold, no han dejado de hacer aparición en poderosas publicaciones musicales como NME o Rolling Stone, lo cual les ha ido valiendo visibilidad en el panorama y ascensos en el mundo discográfico.

Otitis suena maduro a pesar de que ninguno de los componentes de Mourn supera los 20 años. Los barceloneses han sabido jugar bien y explotar sus recursos utilizando un contratiempo y una doble voz que le da un toque de desenfado que abraza el indie – rock más puro.

 

  1. Calvin Harris ft. HAIM – Pray to God.

El cuarto en discordia. ¿Qué podíamos esperar de una canción que conjugaría a uno de los reyes de la electrónica actual de indiscutible exitazo mundial con We Found Love ft. Rihanna y a las hermanas HAIM, curtidas en el profundo rock y guitarreo al más puro estilo Fleetwood Mac?

Yo, sinceramente, poca cosa. Error. Sacamos de Motion, el reciente nuevo disco de Harris, producciones que convergen en equilibrio entre su espíritu de hit discotequero y la esencia del colaborador en cuestión.

Es el caso de Pray to God y probablemente del feat, ya nº 1 en varios países, de John Newman o el, menos conocido, de Ellie Goulding.

Nos encontramos con algo muy de pista de baile y totalmente sintético, nada HAIM, pero a la vez con algo muy muy HAIM, como ese rasgueo de power chords en mute que caracteriza tanto a Danielle Haim en sus propias canciones o la armonización dentro del outro del propio tema de las tres hermanas.

 

  1. Years & Years – Desire.

No les quitéis los ojos de encima porque Years & Years han sido recientemente nominados a Best Brand New en MTV y en la categoría de Critic’s Choice Award en los BRIT’s (aunque James Bay se los ha acabado llevando por delante. Tampoco le perdáis la pista a este, de paso).

Desire es el nuevo single del grupo vecino de Isabel II y es mucho más digno de pista que su antecesor, Take Shelter. Un buen ejemplo de ese matrimonio mencionado entre lo underground y lo comercial que Y&Y logra haciendo esto muy dance pero sin caer en lo mainstream mientras abraza el indie-dance.

Además, el cantante, Olly Alexander, es actor. Ha hecho aparición en Skins y uno de los papeles principales de God Help The Girl. Es decir, que aunque hiciera dembow seguiría sin ser legal decir que su grupo hace música mainstream.

 

  1. Lorde – Yellow Flicker Beat.

Acabamos de llegar a ese punto del artículo-lista que os ha hecho entender que el orden de la playlist no va de mejor a peor. Lorde Todopoderosa se ha encargado de diseñar ella misma la BSO entera de la primera parte de Sinsajo tras haber participado en un corte de la BSO de En Llamas.

Yellow Flicker Beat es un tema compuesto desde el punto de vista de Katniss Everdeen, la prota de la película, que, de paso, es totalmente fiel al estilo Lorde y servía de arranque para un conjunto de canciones que sorprenden y arriesgan como banda sonora de una película de saga fantástica para adolescentes en la que también encontramos a gente como Ariana Grande, CHVRCHES, Stromae, Charlie XCX, Kanye West o HAIM.

 

  1. Hozier – Take me to church.

Hozier, (¿quién?) ha llegado los tops mundiales guardando un estilo John Newman, Sam Smith, Olly Murs, Tom Odell…Una balada masculina, acústica, poderosa que uno no esperaba encontrar al lado de lo último de una diva del pop aleatoria o del último single de cualquier boyband de jovenzuelos.

Andrew Hozier lanza su primer EP el año pasado cuyo single se corresponde con el track del que hablamos, el cual de sobras ha llegado a la cima de los charts de su país, Irlanda.

Recientemente se ha podido escuchar en directo en el último desfile de 2014 de Victoria’s Secret.

 

  1. Pusha T – Lunch Money.

La primera escucha me despertó un ‘Esto suena super Kanye. Muy Yeezus’. Bien, pues quiere resultar que, efectivamente, la pista está producida por Kanye West. Una reivindicación al black power muy old school lo mires por donde lo mires.

Pusha T ha ganado en visibilidad gracias, precisamente, a Lorde, la cual ha decidido incluirlo abriendo uno de los temas de la BSO de Sinsajo pt. 1. En concreto en el apocalíptico y genial Meltdown, compuesto por Stromae ft. Lorde, HAIM y el otro rapero, Q-Tip.

 

  1. St. Vincent – Digital Witness.

‘Que ya era hora de un nuevo disco de St. Vincent’, pensó la humanidad entera. El videoclip de Digital Witness nos desveló el nuevo peinado de Annie Clark y eso podría considerarse suficiente razón de veneración sin más explicaciones. Pero, además de eso, es un buen tema.

Esa arriesgada casi atonalidad característica de St. Vincent, seductor, ecos aquí y allá… Segunda canción más reproducida en streaming detrás de su archifamoso y representativo Cruel. Divertido.

 

  1. SBTRKT ft. Ezra Koenig – NEW DORP. NEW YORK.

Llegando ya al final y llorando por lo temas caídos en combate que no han llegado a estar en esta lista, damos con el extraño NEW DORP. NEW YORK, que nos proporciona una extraña sensación de subidón y a la vez perfecta conclusión de playlist variada sin que se note mucho.

SBTRK da el toque tiki y el cantante de Vampire Weekend, Ezra Koenig, su voz singular. Primer single estrenado en primicia en BBC Radio 1 que anunciaría el próximo disco de similar sonido, Wonder Where We Land.

 

Escucha la lista a continuación: