Inicio Opinión – Archivo Luces y sombras del Record Store Day

Luces y sombras del Record Store Day

Cuesta creer que algo tan a priori positivo para la industria musical como puede parecerlo el Record Store Day suponga un fiasco para cierto sector de la música.

Y es que, los pequeños sellos, que tanto arriesgan y a tantos músicos y bandas (los realmente independientes, valga la desvalorización reciente de la palabra) sacan a la superficie para nuestro deleite, han convocado un boicot a este día tan señalado por las discográficas (las no perjudicadas, claro).

Y, ¿a qué viene este boicot?

Las discográficas Sonic Cathedral y Howling Owl, sellos indies que prendieron la mecha, hablaron de sus motivos para llevar a cabo este boicot: “todos los días deberían ser el Record Store Day”, y que las reglas y regulaciones de este día “no son beneficiosas para los pequeños sellos”. Básicamente, han llamado a una especie de boicot al célebre Record Store Day, que tendrá lugar el próximo 18 de abril (Mumford & Sons, Oneohtrix Point Never Foo Fighters sacarán material nuevo este día, entre otros muchos músicos más).

¿Y qué contestaron los responsables de la marcada cita?

La música trata de las pasiones. La industria musical también. Y cuando estás tratando con algo tan emotivo como lo es la música, es tan apasionante como debería serlo. Pero esto significa que, como prácticamente cada iniciativa que surja en esta industria, habrá detractores” respondió Entertainment Retailers Association, la compañía responsable de este día.

Para dejar las cosas claras, el propósito del Record Store Day no es el de promocionar a los sellos independientes, sino el de promocionar a las tiendas de discos independientes (como su nombre indica)”. Más claro que el agua, pues, aunque, dada su naturaleza “independiente”, era de esperar que alguna confusión se generara. Al fin y al cabo, ¿cuántas discográficas ven en dichas tiendas un buen posicionamiento de producto?

Al final del comunicado de la asociación, el organizador encargado de redactarla pidió a todos los amantes de la música y a las discográficas que les dieran “un respiro”, al estar sometidos bajo tanta presión organizando esta importante ocasión comercial para la industria musical.

El debate está en si esta fecha, aun perjudicando a las discográficas independientes, debería continuar marcada en los calendarios por comerciantes y amantes de la música. En si “rescatando” a las grandes discográficas se paliaría suficientemente el enorme daño que sufre la industria musical.

En mi opinión, no se va a ningún lugar dejando de lado a los pequeños sellos que tanto arriesgan por acercar nuevos y sorprendentes sonidos a nuestros oídos.

De nuevo en el ciclo vital, el pez grande siempre engulle al pequeño, una lástima.