InicioLibros – ArchivoLa herencia del autor de Millenium, Stieg Larsson, ayuda a la democracia...

La herencia del autor de Millenium, Stieg Larsson, ayuda a la democracia en Birmania.

STIEG LARSSON

Stieg Larsson, al que todos conocemos por ser el autor de la trilogía Millenium, con la que ha alcanzado fama a nivel mundial, murió el año 2004, a los 50 años, de forma repentina, cuando su corazón, poco más o menos, decidió explotar. En tales circunstancias, el legado, cultural, pero sobre todo económico, que dejó tras de sí tenía un destino muy incierto, ya que no estaba casado, pero sí que tenía pareja sentimental. Sin embargo, con su padre y sus hermanos no mantenía relación desde que abandonó la casa paterna con apenas 18 años. Cosas que pasan, fue noticia durante un tiempo que su cuantiosa herencia no tenía manos a las que ir a parar de forma más o menos lícita. Después de mucha batalla legal, parece ser que se llegó a un acuerdo entre las partes, pareja/familia. Poco tiempo después, supimos que ese acuerdo en realidad nunca había sido aceptado por su compañera, Eva Gabrielsson, quien se negó a recibir las migajas del gran legado de Larsson.

Sin embargo, ahora, sus herederos (finalmente sus hermanos: Erland y Joakim Larsson) son noticia por algo bastante distinto que las disputas a las que nos tenían acostumbrados, y es que han decidido donar 60.000 euros a una buena causa, concretamente a la lucha por el movimiento democrático en Birmania, mediante el periódico Irrawady, impulsor de esa misma causa, encabezada por la que es premio Nobel de la paz, Aung San Suu Kyi.

Esta noticia se ha hecho pública en voz de uno de los mejores amigos de Stieg, Kurdo Baksi, autor de Mi amigo Stieg Larsson, quien dice estar muy contento porque finalmente se esté destinando el dinero, o parte, del que fuera su amigo, a causas nobles que está seguro de que él mismo también habría apoyado en vida.

No obstante, no hay que olvidar que 60.000 euros es una parte muy pequeña de la herencia que dejó Larsson, así que falta ver a qué siguen destinando el resto del caudal sus dos hermanos y herederos.

spot_img