InicioNoticias – ArchivoDorian se despide de su ciudad de forma apoteósica

Dorian se despide de su ciudad de forma apoteósica

Fecha: 19 de noviembre

Lugar: Sala Apolo (Barcelona)

El sabado la Sala Apolo de Barcelona estaba llena hasta la bandera. Esperábamos a Dorian en candeletas para celebrar el final de gira de La ciudad subterránea (2009), trabajo que les ha llevado por una lista interminable de ciudades durante los dos últimos años.

No descubro nada nuevo si afirmo que más que un concierto fue una fiesta desde que los chicos saltaron al escenario hasta que se encendieron las luces de sala. Dorian ha sabido, desde sus inicios, tener directos muy energéticos, que casan a la perfección con sus temas pegadizos y sus bases bailables. Y ayer no fue una excepción.

Desde el minuto cero, un público entregado y maduro saltó y coreó cada sílaba. Y no dejó de hacerlo en ningún momento de la noche. Daba igual que Marc y compañía apostaran por sus últimos hits, como Veleros, que sonó nada más empezar, o revisitaran su consagradísimo Cualquier otra parte. La sala al completo estaba involucrada con lo que pasaba ahí y nada podía distraerla.

Pero si bien, nos tienen acostumbrados a todo esto, ayer se mostraron especialmente emocionados. Jugaban en casa: en su ciudad y en la misma sala donde empezó su aventura con La Ciudad subterránea. Probablemente por eso, ayer habían preparado algunas sorpresas.

Dorian invitó para despedir la gira a su amigo Pere Jou, cantante de 4t1a, que durante un período fue teclista de la formación. Marc y Pere cantaron juntos, abiertamente felices de volver a compartir escenario. Felicidad y alegría que se contagió rápidamente al público. Y es que debe haber pocas cosas que gusten tanto al público indie como las colaboraciones sin previo aviso.

Y si las colaboraciones gustan, mejor no hablar de las versiones de temas que nos hipnotizan a todos. Ayer, Dorian se marcó una cover de Lucha de Gigantes, muy tierna. Frase tras frase, Marc acompañó cual caricias esos acordes que tan bien tejió en su día Antonio Vega. Pero no fue esa la única versión de la noche. Casi al terminar su actuación nos sorprendieron a todos con A Forest de The Cure. Y bueno, no hay palabras para describir lo que pasó en ese momento en Apolo. Rememorar canciones que pertenecen al bagaje colectivo es lo que tiene.

En definitiva, ayer disfrutamos de una ración de pop electrónico de alta calidad. Con una formación madura, entregada y estupendamente natural en escena. Augurar muchas cosas buenas para su futuro, es ridículo. Sabemos que lo que hace Dorian, funciona y nos gusta. Lo que sí que esperamos es que se encierren pronto en un estudio y que nos vuelvan a seducir con nuevas letras. Y cuanto antes, mejor.

spot_img