InicioNoticias – Archivo"Blacksad" de Canales y Guarnido

«Blacksad» de Canales y Guarnido

BLACKSAD

¡Madre mía!, es lo primero que piensa uno cuando termina de leer Blacksad. Lo segundo es ¡Qué pena no poder arrancar una página para enmarcarla! y lo tercero, ¡Encima  los autores son españoles!. La obra de Canales y Guarnido es una maravilla del género noir, una auténtica historia de detectives del pasado de las que salían de la pluma de Dashiell Hammett o Raymond Chandler para pasar al celuloide con la cara de Humphrey Bogart.

 

El cómic nos transporta hasta los EEUU de los años 50, marcado por la posguerra, y a la vida de Blacksad un detective privado que resolverá sus casos moviéndose por los distintos estratos de la sociedad y esa parte de la historia norteamericana.

 

La principal característica de Blacksad es que está protagonizada por animales antropomórficos que, desde un primer momento, nos da una idea de las distintas personalidades de los personajes. Puede parecer que se cae en el estereotipo pero los autores consiguen presentarlos de forma natural, con reacciones y actitudes perfectamente mezcladas con lo que podemos esperar de la especie animal en cuestión.  Así nuestro protagonistas es un gato negro, ágil, astuto, con malas pulgas… Los policías son perros; los lagartos, asesinos o criminales; las ratas, chivatos; un periodista, un hurón.

 

Aunque tanto el guionista Juan Díaz Canales como el dibujante Juanjo Guarnido son españoles, la obra es publicada primero en Francia por lo que se nos presenta en el tradicional volumen de tapa dura de 48 páginas. Hasta el momento se han publicado cuatro con otras tantas historias autoconclusivas y los cuatro han resultado un éxito de ventas, de premios  (incluido el Will Eisner, el de Angouleme o el del Salón del Cómic de Barcelona) y de crítica. Incluso han tenido que ser reeditados, algo muy poco común en el mercado español y europeo.

 

El guión de Juan Díaz Canales no falla pero tampoco sobresale. En un género donde casi todo está inventado,  Canales intenta regresar a los orígenes con un estilo oscuro, críptico, donde los bocadillos reflejan los pensamientos del gato protagonista a lo largo que recorre los entresijos del caso en cuestión. Casi te puedes imaginar una voz en off, rota, ronca por los cigarrillos casi omnipresentes, desde la portada del primer volumen. A pesar de resolver bien, los guiones no guardan ninguna sorpresa y no dejan de caer de caer en los tópicos de estas historias.

 

Donde Blacksad despega es en el dibujo de Juanjo Guarnido, que se confirma como uno de los mejores autores de cómics de nuestro país. Aquí lo que impresiona son los trazos de Guarnido, cada viñeta se convierte en un auténtico cuadro en el que más mínimo detalle está cuidado al extremo: desde los pelos erizados del protagonista cuando se enfada, hasta el humo del cigarrillo que sostiene en la mano, hasta el papel que el viento arrastra a sus pies pasando por las flores o la ventana de un edificio que no están ya en segundo sino en quinto o sexto plano. Original, creativo, fuerte son solo alguno de los adjetivos que podríamos poner al resultado de los lápices de Guarmodp. Y sin distinciones, el autor demuestra su maestría tanto en los escenarios y paisajes como en las expresiones de los personajes (algo nada sencillo si recordamos que se trata de animales). Guarnido trabaja con Disney y eso se nota a la hora de sacar partido a los rostros de sus protagonistas.  Como dice Joe Kubert al hablar sobre Blacksad: “Hace que el lector se olvide que utiliza animales como personajes. Ha conseguido una credibilidad que supera a otros artistas con personajes humanos”. ¿No os basta?,  casi lo mismo decía Jim Steranko: “Consigue más de las caras de animales que la mayoría de artistas de los rostros humamnos”

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

spot_img