Inicio Noticias – Archivo Así repercute el plan migratorio post-Brexit en los músicos de la UE

Así repercute el plan migratorio post-Brexit en los músicos de la UE

Desde la aprobación del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, han sido muchos los artistas británicos que se han posicionado en su contra. Ahora, los nuevos planes migratorios del Gobierno británico ponen el foco en las consecuencias que podría tener el Brexit en los músicos de fuera de las islas para trabajar allí.

Un nuevo documento subraya la política sobre inmigración de Reino Unido después del Brexit. En ella, el Comité Asesor de Migración del Gobierno declara que los músicos y otros trabajadores necesitarán un salario anual mínimo de 30.000 libras (unos 32.000 euros) para poder solicitar un visado de cinco años.

Esta nueva legislación no se haría efectiva hasta el 31 de diciembre de 2020 y, según el Ejecutivo británico, priorizará los trabajadores mejor cualificados. Asimismo, las personas de países de “riesgo bajo” podrán visitar Reino Unido y trabajar un año. El ministro de Interior de Reino Unido, Sajid Javid, ha comunicado que se trata de un sistema que garantiza atraer a “los mejores inmigrantes y más brillantes a Reino Unido”.

En cuanto a las giras, el artículo sugiere que las bandas tendrán la misma libertad que hasta ahora: “Los visitantes que vengan por motivos laborales de periodos cortos podrán, como ahora, realizar una gran variedad de actividades, incluyendo compromisos pagados que estén permitidos”.

La música británica, en contra

La organización británica UK Music, que representa los intereses colectivos de la parte de producción de la industria musical comercial del Reino Unido, ha respondido al plan subrayando la “amenaza” que representa requerir a músicos, compositores y productores de la Unión Europea a ganar salarios de al menos 30.000 libras para poder trabajar allí tras el Brexit.

A su vez, comentan la posibilidad de que esto lleve a las “represalias” de los miembros de la Unión Europea. No en vano, estos países podrían implantar “costes extra y formalidades burocráticas a los artistas que necesiten cruzar las fronteras por su trabajo”.

En este posicionamiento en contra se ha situado también Deborah Annetts, Jefe Ejecutiva de la Sociedad Incorporada de Músicos (ISM, en sus siglas en inglés): “El final de la libertad de movimiento tendrá un impacto devastador en los músicos británicos”. Y ha comentado también el peligro de las posibles medidas similares de los países de la Unión Europea con los artistas del Reino Unido.