Inicio Discos – Archivo KASABIAN - WEST RYDER PAUPER LUNATIC ASYLUM

KASABIAN – WEST RYDER PAUPER LUNATIC ASYLUM

KASABIAN - WEST RYDER PAUPER LUNATIC ASYLUMEn un momento en el que Oasis ha pasado a la historia (todo parece indicar que cada hermano Gallagher va a tomar su propio camino), ha quedado vacante el puesto a la banda más chulaza del Reino Unido. Y, sin duda alguna, los chicos de Kasabian son los candidatos número 1 a dicho puesto.

Afortunadamente para ellos (bueno, y para nosotros), su música es más que suficientemente buena para respaldar sus frecuentes bravuconadas. Ya con su debut lograron impresionarnos con temas como Club FootLSF, y consiguieron convencer incluso a los más escépticos con Empire, donde ya se evidenciaba una evolución importante hacia su madurez como banda.

Con West Ryder Pauper Lunatic Asylum, Kasabian logra su trabajo más completo hasta la fecha. Intenso, lleno de confianza en sí mismos y, por momentos, algo psicodélico, es el sonido de una banda sin miedo a dar un paso adelante y probar nuevos caminos demostrándonos, tras tres discos, que son uno de los grupos más importantes de la escena musical británica actual.

El álbum comienza con Underdog, con el que los chicos de Leicester demuestran que hay pocos como ellos en el arte de componer canciones que mezclan guitarras y elementos electrónicos. Desde luego, un arranque lleno de fuerza. También destaca Vlad the Impaler, una auténtica locura cuyos giros trepidantes parecen sacados de una rave y consiguen contagiar una sensación de euforia irresistible.

Más habitual es la estructura de Where Did All The Love Go, pero no por ello menos brillante. La forma en que la voz de Tom Meighan lidera esta canción también nos recuerda que estamos ante uno de los cantantes con más personalidad y presencia de la actualidad. Fast Fuse, ya una vieja conocida, es una canción furiosa acompañada de un riff de guitarra imbatible, en el que es probablemente el momento más puramente rock de todo el disco.

Pero lo mejor del disco llega con Fire. El comienzo de la canción nos hace pensar que Meighan nos canta desde un escenario situado en una película del Oeste, como si estuviésemos a punto de presenciar un duelo entre pistoleros. Pero entonces, de repente, llega ese grandioso y sorprendente estribillo lleno de energía. Un temazo con mayúsculas.

Tampoco hay que olvidarse de temas como Take Aim, con Serge Pizzorno cantando y un ritmo que nos recuerda a los de su primer disco, West Ryder Pauper Lunatic Asylum y la sensualidad de su estribillo, o Secret Alphabets con su psicodelia electrónica.

La verdad es que Kasabian nos regalan un disco completísimo que, a pesar de haber sido publicado en 2009, ya se merece entrar en nuestra selección de clásicos con todos los honores. Ojalá su cuarto disco siga el camino que han ido marcando  sus predecesores.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10