Inicio Discos – Archivo FUCKAINE – TOTALLY CONTAGIOUS

FUCKAINE – TOTALLY CONTAGIOUS

 


Las expectativas y la curiosidad estaban puestas totalmente en el primer disco del dúo madrileño compuesto por Tábata Pardo y Fran Meneses, que, a través del sello Origami (discográfica de Grises, Havalina y Maika Makovski, entre otros), han sacado al mercado doce temas que dejan bien alto el listón y no defraudan a quienes confiaban en el inclasificable y ecléctico estilo de la banda. Su legado de seguidores va en aumento, desde que publicaron hace no mucho una primera maqueta, Summer Songs For Kids, y tras algunas actuaciones estivales (ganaron el concurso de nuevas bandas para actuar en el Arenal Sound y DCode 2014), era el momento de saciar ese apetito que llevaban meses abriendo.

El festival de distorsiones con influencias psicodélicas que nos ofrece Fuckaine es, sin duda alguna, una apuesta arriesgada no apta para todos los oídos. Un álbum con canciones que pueden despertar rabia, ganas de bailar o aparentemente, cualquier emoción posible en el oyente, gracias a sus múltiples matices que facilitan lecturas de todo tipo.

Cristales abre la veda de un disco lleno de matices post-punkeros que parecen haber salido de una rave organizada por Sonic Youth en los noventa. No bajan el ritmo en Hooray, pero sí se muestran menos salvajes, algo que no tiene por qué ser negativo.

Puede que, dentro del rock más experimental que pueda parecerse a este notable debut de los madrileños, encontremos a Triángulo de Amor Bizarro, si bien las diferencias son obvias tanto en sonido (la mayor psicodelia de los madrileños) como en las letras (la crítica, siempre presente en las letras de Triángulo, es más difícil de encontrar en las de Totally Contagious) pero, sin embargo, quizá sean el grupo con más parecido.

Get Fit es sin duda uno de los temas más destacables del LP, con aires de rock alternativo que bien podría pertenecer a unos Klaxons más guitarreros o a unos Kills más trasnochados y renovados. ¿Más grupos que pueden haber influenciado su debut? La muy al estilo The Horrors, Tronquito de Brasil, que con sus distorsiones psicodélicas parece haber sido sacada del Skying de dicho grupo.

A la mitad del álbum encontramos buenos temas sin muchas pretensiones que relajan la atmósfera inicial más caótica del principio pero siguen dejando entrever el espíritu de afán experimental del grupo de una forma dinámica, sin dormirse en los laureles, como en Surimi, Rockin Down Sun o Kahuna.

¿Qué es lo que puede no convencer del disco? Puede que los casi 50 minutos de duración se alarguen, a causa de la repetición de sonidos (como en Bionic Lobsters, por ejemplo), y que tantas estridencias, como ya se ha dicho previamente, no sean del gusto de todos.

Pero este disco tiene que ser escuchado sin prejuicios y con ganas de disfrutar del ruido más musical, o, mejor dicho, de la música más ruidosa y original del panorama nacional en estos momentos.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10

Escúchalo aquí:

 

 

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!