InicioDiscos – ArchivoBEST COAST - CRAZY FOR YOU

BEST COAST – CRAZY FOR YOU

BEST COAST - CRAZY FOR YOULas primeras noticias que tuve de Best Coast llegaron de la mano de la cantante de la banda, Bethany Cosentino:

  1. La chica era una de las elegidas, junto al rapero Kid Cudi y el componente-que-sabe-tocar-todos-los-instrumentos-habidos-y-por-haber de Vampire Weekend, Rostam Batmanglij, para llevar a cabo la nueva canción de promoción de una famosa marca de zapatillas, que resultó ser un divertido y refrescante tema titulado All Summer.
  2. La cantante estaba realmente cabreada con Katy Perry por su tema California Girls. Bethany Cosentino, que también es californiana como la diva pop – y ésta parece ser la única similitud entre ambas artistas-, no se tomó demasiado bien que la Perry considerase que las chicas de la Costa Oeste son inolvidables porque van siempre en pantaloncitos cortos y bikini (y en segunda lectura, todo parece indicar que las californianas sólo les gusta salir y calentar al personal… mal, Katy Perry, mal). El caso es que, tras escuchar la canción, Bethany se quedó a cuadros y demostró en Twitter cuáles eran sus sentimientos hacia Katy: “Odio tanto a Katy Perry… Tú no representas a las chicas de California, zorra”.

Como ya me había picado el gusanillo de la curiosidad, me puse a buscar por la red a ver quién era Bethany Cosentino y qué significaba Best Coast en el panorama musical actual. Para resumir a grandes rasgos, Bethany es la cabeza visible y la voz cantante de Best Coast, un grupo californiano formado por Cosentino, Bobb Bruno y Ali Koehler. Su banda no es el único lazo que la une al mundo de la música, porque Cosentino es la novia de Nathan Williams, el vocalista de la banda Wavves. Ambos grupos hacen las delicias de los medios musicales, que se han rendido a sus encantos y los han encumbrado como dos grandes de la música actual.

El primer disco de Best Coast se llama Crazy for You. Pero sin embargo, no es su primera incursión en el mundo de la música, porque antes del lanzamiento del álbum, hicieron una gran campaña de promoción dando a conocer perlitas como Sun Was High (So Was I) o Something in the Way, que aún se mantienen en el Myspace de la banda (www.myspace.com/bestcoast). Sin embargo, los californianos prometieron que en su álbum debut no incluirían ninguno de esos temas, y así fue, o casi, porque Crazy for You está formado por 12 temas nuevos y la ya conocida canción When I’m With You como bonus track.

El sonido pop-surf con ecos garage y guitarras sucias se hacen con el control del álbum en las primeras notas y no lo sueltan hasta el final.  El primer tema, Boyfriend, es una manera sublime de presentar el disco y a la vez, uno de los temas que más enganchan del álbum, junto al también pegadizo When The Sun Don’t Shine. La canción que da título al largo, Crazy For You, mantiene esa sensación de buen rollo y ganas de bailar, y The End y Goodbye continúan con la sensación de que estás ante uno de los descubrimientos del 2010. El sentimiento se confirma cuando toma el relevo Summer Mood, que sería el tema con el que toda chica debería soñar como canción perfecta para su baile de fin de curso (toma topicazo yanqui de regalo). Our Deal, I Want To y Honey conformarían la terna de canciones más relajadas del álbum que, si en un disco de un/a artista pop cualquiera nos parecerían temas de relleno de los que podríamos prescindir sin problemas, en el álbum de Best Coast se convierten en necesarias para conformar una estructura perfecta. El punto rockero llega de la mano de Bratty B y toma mucha fuerza con Happy. Fuerza que no se pierde con Each and Everyday, que pone punto y final de manera brillante al disco.

Crazy for You es rápido de escuchar y no empacha. Ninguna de las canciones supera los 3 minutos –excepto Honey, 3:02-, aunque eso hace que, en algún tema, te quedes con ganas de más. Las letras de las canciones no son un ejercicio de poesía muy complicado porque todas hablan de lo mismo: Te quiero, me quieres, te quiero, no me quieres. Pero es que letras profundas tampoco son sinónimo de calidad. Yo me siento bastante satisfecha del resultado: el álbum es un soplo de aire fresco, con canciones fáciles y sin grandes pretensiones que le alegra el día a cualquiera.

Eso sí, cuando le das más de una escucha, empiezas a tener la sensación de que es algo repetitivo. Y eso inquieta, porque, a pesar de ser el debut y de que queda mucho por hacer, si esta sensación la tienes con sólo un disco en el mercado, ¿acaso no estaremos ante la posibilidad de que Bethany Cosentino y los suyos no sepan desarrollar su estilo y se queden anclados en el mismo punto, sin ofrecer nada mejor?

Lo único que nos queda es esperar a que Best Coast se pongan manos a la obra  y nos demuestren que nuestros temores son infundados. Pero mientras tanto, podemos disfrutar de este álbum que probablemente nos haya descubierto a una de las grandes bandas del 2010.

¡Ah, por cierto! El gato que aparece en la portada del disco es Snacks, el minino de Cosentino. La chavala muestra en su Twitter verdadera devoción por el animalito, al cual ha dedicado alguna que otra canción. Snacks tiene su propio Twitter (@Snacksthecat) y ahora mismo debe de ser el segundo gato más conocido del mundo –nadie puede ganar a Garfield, nadie-, teniendo en cuenta que el animalito tiene más de 4.000 seguidores. Puede parecer una locura, pero con lo achuchable que parece, a ver quién no sigue al animalejo.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8 / 10

Salir de la versión móvil