InicioDiario de Grabación – ArchivoDIARIO DE GRABACIÓN: Verkeren (III)

DIARIO DE GRABACIÓN: Verkeren (III)

¡Buenas! Aquí estamos de nuevo con una nueva entrega para la gente de Crazyminds, que parece que no se cansa de nosotros… Esta vez nos han pedido que os contemos cómo fue nuestra última actuación en la 3ª edición del “GLOBAL FUTUR”, un festival internacional de arte que se celebra en la isla italiana de Cerdeña y que consta de una amplia selección de artistas de vanguardia de distintas áreas: música, poesía,  teatro experimental,  danza, pintura, etc… Parece ser que en este festival tienen la bonita costumbre de llevar a un grupo catalán cada año y este año fuimos los afortunados porque después de pasar allí el fin de semana es como nos sentimos.
Como podéis imaginar, ha sido nuestro primer  concierto internacional y la primera vez que nos trasladamos con todos los trastos en avión. Y a pesar de que nos ponían batería y amplis en el sitio, desde luego volar con 2 guitarras, un bajo, 2 sintes con su soporte, cajas inverosímiles y todos los extras hace que la cosa sea, como mínimo, bastante graciosa.
Al llegar al aeropuerto de Cagliari nos estaba esperando una furgoneta enorme conducida por  el grandísimo Antonio, el mayor fan de Compay Segundo de toda Cerdeña, para llevarnos a la provincia de Oristano, donde se celebra  el festival a una hora y media de Cagliari.
Nuestro alojamiento, un bonito hotel rural, estaba en Sant Ulussurgiu. Logramos aprender a decir este nombre ya de vuelta en Barcelona (bueno, de hecho solo Rafa sabe decirlo a día de hoy). Nada más llegar nos recibieron miembros de la organización y nos llevaron a comer platos típicos de la región. Mención especial para el aceite de oliva que tenían, auténtico oro líquido, y los distintos licores que siempre cierran las comidas…
Ya por la tarde y después de descansar un rato, nos llevaron a hacer las pruebas de sonido al sitio donde se celebraba el concierto, en BAULADU. El responsable de toda la técnica se llamaba Stefano y hablaba un español cojonudo, así que la cosa fue muy bien.
Después de todo esto, nos fuimos a cenar con el resto de miembros del cartel y con toda la gente del staff a una especie de centro cívico donde unos jóvenes muy amables parecían organizar cenas multitudinarias como el que se enciende un cigarro…
Sobre la una y media de la noche, llegó el momento de subir al escenario. Para esta actuación contamos con la colaboración de una amiga, Alba, tocando el saxo. Todo fue muy bien y parece ser que la cosa gustó.

Después del concierto nos quedamos en el festival y nos empapamos con los lugareños de costumbres sardas, entre ellas beber cantidades industriales de un licor llamado Mirto que a nosotros nos pareció un Jagermeister más digerible. Entre Mirto y Mirto pudimos conocer algunas costumbres sardas, como hacer caso omiso a las señales de stop de la policía…
Al día siguiente, nos dimos un paseo por Sant Ulussurgiu buscando un bar donde ver el partido del Barça contra el Santos (no hubo suerte) y nos fuimos a comer nuevamente con miembros de la organización. Esta vez salimos rodando del restaurante literalmente….
 

Y finalmente, llegó el momento de volver a casa, nuevamente con Antonio al volante. Ésta vez nos deleitó con un poco de música tradicional sarda y una nueva dosis de Compay Segundo.
¡Hasta la próxima!

spot_img