InicioConciertos - ArchivoPrimavera Sound 2015: Lo mejor de la jornada del jueves

Primavera Sound 2015: Lo mejor de la jornada del jueves

Un año más, hemos disfrutado en Barcelona del festival de festivales. Y es que no podíamos perdernos el 15º aniversario de uno de esos festivales a los que acudimos cada año sin dudarlo, a sabiendas de que podremos presenciar conciertos de los mejores artistas internacionales (y cada vez más nacionales) y vivir experiencias inolvidables.
Este año, en vez de hacer un único recorrido, nos hemos dividido por múltiples conciertos para ofreceros la visión más completa dentro de nuestras posibilidades del Primavera Sound. Arrancamos compartiendo los momentos vivido a lo largo de la jornada del jueves.
VIET CONG
Muchas ganas había de ver a este grupo que, con su disco recientemente publicado, ha hecho que la prensa se vuelque en elogios. Desgraciadamente, el directo fue poco más que correcto, desdibujando lo que tan bien pintaba en el estudio.
En un festival de estas características había otras bandas sin tanta atención que realizaron directos mejores, y sobre todo, más personales. A Viet Cong le faltó una una impronta personal que les diferenciara del resto.
THE REPLACEMENTS
El primer gran show que pudimos ver. Desde el primer tema se metieron el público en el bolsillo. La mítica formación ofreció un ejemplo de lo que es realizar un concierto con empaque con un repertorio intachable con el que repasaron su vertiente rock, pop y punk. Enormes. Seguramente bailaron los fans y los que los conocían de refilón.
JUNGLE
Buen revival del funky y el soul de los 70 y 80. La banda tiene una composición clásica, una mezcla entre big band de los ochenta y el rave de los Happy Mondays.
El sonido fue impecable, y las dos voces realmente daban un empaque perfecto a la banda. Arrancaron implacables para desinflarse un poco a la mitad de la actuación, básicamente porque les faltan temas, pero encadenaron tres temazos al final que nos dieron una muestra de lo que pueden aportar en un futuro cercano. Habrá que seguirles la pista.
ANTONY & THE JOHNSONS
Una de las propuestas más elaboradas de este festival sin duda fue este concierto; Antony tocando con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya era un reclamo enorme e interesante. No acostumbrados a disfrutar de este tipo de propuestas al aire libre pero sí en auditorios, otra vez el Primavera se puso una medalla.
El escenario Heineken fue el que tuvo posiblemente el mejor sonido de esta edición de festival, y así se comprobó. La solemnidad y los detalles de la OBC no perdieron ni una nota de perfección hacia el oyente y Antony estuvo impecable, su voz extraordinaria, el setlist cuidadosamente escogido, y las proyecciones en la pantalla trasera hicieron que este concierto fuera, posiblemente, el mejor de esta edición, y uno de los top 5 de los que lleva el Primavera Sound. Para el recuerdo.
THE BLACK KEYS
Junto con The Strokes, las bandas que aglutinaron más cantidad de público. Como están realizando desde su éxito de masas con El Camino, el peso del concierto lo llevan tanto Patrick Carney como Dan Auerbach acompañados de músicos de soporte, y curiosamente con un setlist centrado en el mencionado El Camino y Brothers, pasando únicamente de refilón por su último trabajo, Turn Blue, lo cual celebramos enormemente.
Desgraciadamente, nos encontramos con un concierto nada redondo. Quizá sea por la lesión de codo de Carney, que obligó a cancelar la gira europea, siendo este concierto del Primavera el primero desde la operación, y también por el hecho de que no les ayudaron ciertos problemas de sonido que en algunos momentos velaron su directo.
Muchas paradas entre canciones, ritmo lento y poco acompasado entre sus integrantes son factores que nos dejaron un mal sabor de boca, ya que aunque la banda cumplió, no logró levantar el ánimo del público de manera sostenida, y realmente, no es lo que se espera con un repertorio como el suyo.
TWERPS
El éxito de una banda con primer disco como Twerps está basado, sin duda, en la efectividad de sus canciones. Tal cual como nos demostraron en ese escenario de difícil sonido que es el Pitchfork a una hora tempranera, resultando una bonita manera de empezar el festival para algunos con su deleite de pop-rock correcto, compañero ideal para la brisa al sol de la tarde del Forum. Sin ofrecernos nada que no hayamos escuchado antes, fueron acomodándose poco a poco al lugar y a la vez a nosotros con ellos, haciéndonos dar los primeros bailoteos pop de la jornada con una amplia sonrisa.
CAMARON ORQUESTA GUITARRISTICA

Los brasileños desplegaron un desparpajo poco habitual en el festival, inaugurando uno de los escenarios más inhóspitos, el H&M. Surf y rock sesentero instrumental ante el que era imposible evitar el baile, con una base rítmica que apelaba a los impulsos arcanos, al ritmo como identificación tribal. Y con una bajista cuya sonrisa era irresistiblemente contagiosa. Andan de gira por el país, así que si tenéis la oportunidad no os los perdáis.

SIERRA

Toda una institución que se sabe tal y tocó con el piloto automático puesto, sobre todo en las canciones reggae. Aún así, la pasión y la sinceridad, la música como expresión vital, caló en el público como agua de mayo.

MDOU NOCTUR

El PS sigue teniendo, inevitablemente, una marcada tendencia anglófila, y es necesario hacer hincapié en las propuestas más globales que, además, nos acercan a las raíces de la música pop contemporánea. Moctur nos devuelve esas raíces, fundidas paradójicamente con ritmos electrónicos en un viaje de ida y vuelta a un territorio, el Sahel, que fue un nexo de unión y de conexión entre los ritmos africanos y el folclore sureuropeo. Puede ser árido para oídos poco acostumbrados a las armonías norafricanas, pero se deben saborear con todos los sentidos puestos: el ritmo, el tacto, la imaginería, la pasión. Moctur ejecutó un concierto impecable, con aplomo y virtuosismo pero, sobre todo, con un gran poder de evocación.

SPIRITUALIZED

Impecables. ¿Eso es bueno o malo? Según el cristal con el que se mire. Fue idéntico al del Summercase del 2007, así que no hubo factor sorpresa. Eso no quita que el sentido de la belleza, la estética magna y trascendental del grupo se mantenga intacta y cale hondo en las almas sensibles dispuestas a dejarse llevar a otro plano, uno más cercano al ideal platónico, o al infierno de Dante.

MAGALY FIELDS

Otra de las joyas escondidas del festival. El dúo santiagués (de Chile) se mostró combativo: ni la ubicación ni la hora ni la estricta organización hicieron mella en sus ganas de disfrutar y hacer disfrutar. Siguiendo la senda del power pop y el punk más sucio marcado por grupos como Jon Spencer, la influencia más directa, merecieron ganarse un escenario más grande y un público más juguetón para el derroche de sudor, entrega rabia destilados. Actitud reivindicativa (y reivindicable y necesaria), exuberante y generosa que surge en una escena demasiado ensimismada, en general, en sí misma.

JAMES BLAKE

Sin duda, el londinense era una de las joyas de esta edición del Primavera Sound. No era la primera ni la segunda vez que visitaba Barcelona, pero siguió siendo uno de los conciertos con más espectadores. Aunque no faltaron sus éxitos más conocidos como The Wilhelm Scream, A Case of You o Retrograde, también tocó algunos de nuevos que formaran parte de su inminente tercer álbum.

Evidentemente, cumplió todas las expectativas. Y calmó las dudas de algunos: al programar su concierto a la 1 de la madrugada, estaba presenta el temor que se hiciera un poco pesado un concierto demasiado calmado tan tarde. Pero eso no sucedió, James Blake volvió a demostrar su talento musical para los directos y supo combinar, a la perfección, canciones cargadas de dubstep totalmente bailables con sus piezas sentimentales tan queridas por sus seguidores

Muy pronto, mucho más con la jornada del viernes…

spot_img