InicioConciertos - ArchivoAniversarios energéticos con The Posies.

Aniversarios energéticos con The Posies.

Fotos: Jordi Teixidó.

10 de noviembre de 2013
Sala Razzmatazz (Barcelona)

Enmarcado dentro la celebración de los 15 años de la promotora Houston Party, y cerrando la gira que los ha llevado por 10 ciudades, The Posies nos presentaban un concierto donde se comprometían a tocar sus 2 discos más notables: Frosting On The Beater y Amazing Disgrace.

Así, la sala 2 de Razzmatazz se llenó de ese público en el que un servidor se siente como en casa: Los que han superado la treintena, aunque fue una grata sorpresa ver también a algunos que estaban en los tiernos veinte. Y es que aunque The Posies no quieren responder a la palabra grunge, es evidente que el hecho de ser de Seattle les aupó y se les puso en un saco que les fue bien. Mientras Nirvana, Pearl Jam o Soundgarden tiraban hacia el rock, los Posies continuaron haciendo su pop rock de canciones que buscan ser el tema perfecto. De esta manera si el público que se interesa por esa década de los 90, acaban recayendo en ellos.

Como prometieron, se centraron en Amazing Disgrace para empezar la primera parte del concierto, disco con más variedad compositiva, pasando de adrenalíticos temas como Ontario o Everybody Is A Fucking Liar, a canciones más reposadas y memorables como Please Return It, o Precious Moments. La banda en todo momento se la vio realmente desatada y algo descontrolada en algunos momentos, cuando las voces de los dos vocalistas no encajaban o la ejecución de los temas no era la correcta, y tratándose de una pista dura como es la Sala Razzmatazz en temas de sonido, estos pequeños errores se magnificaban un poco más de lo deseable.
Aún así, poco hay que objetar a una banda que se deja la piel y que quizás optan por la inmediatez y en transmitir energía pura al público que a centrarse en la perfección de los acordes y mirarse el ombligo.

Después de una micro pausa, cambia la formación, y entran el bajista y el batería original de la primera gira que hicieron con el Frosting On The Beater, justo 20 años atrás, y así encararon todos los temas de éste. En esta segunda parte estaban realmente apabullantes, y Solar Sister o Definite Door sonaron muy contundentes como casi todo el setlist.

Jon Auer con su maestría con las cuerdas y Ken Stringfellow con su energía inagotable, lo dejaron todo en las 2 horas de concierto, y fue un directo fresco e inmediato. Quizás el concepto siempre discutido de giras en la cuáles se va a tocar un disco o dos discos completos puede ser un handicap importante, ya que hay momentos en que el ritmo se resiente y no siempre todos los temas son interesantes en directo y funcionan igual de bien que en el disco. Y es que cerrar el concierto con Licenses To Hide de su último trabajo, Blood Candy, dejó una sensación de que se quedaron algunos buenos temas en el tintero, como por ejemplo, un puñado de canciones de este LP, el cual es muy bueno y que ha pasado un poco desapercibido. Esperemos que en la próxima gira, The Posies nos vengan con la libertad de meter mano a todo el repertorio ya que contiene grandes joyas aparte de los dos discos de cabecera.

Finalizando ya esta reseña, sólo nos queda felicitar a Houston Party por sus 15 años de existencia, un concepto de promotora necesario, centrada en la calidad de los artistas y en llevar la música a muchas ciudades a veces olvidadas por otras promotoras sólo interesadas en el “Barcelona-Madrid”. Aún queda gente que cree en la música como bien cultural como es este caso, y que no están interesados en hacer grandes conciertos de calidad musical dudosa, presentando un producto de consumo rápido con el embalaje publicitario de los mass media y a las que suele ir un público que busca más un acontecimiento social y multitudinario que por el interés musical propiamente dicho.

Así que esperamos poder celebrar con ellos los 30 años de Houston Party.posies

 

spot_img