InicioCine – ArchivoPERDICIÓN (Double Indemnity, 1944, Billy Wilder)

PERDICIÓN (Double Indemnity, 1944, Billy Wilder)

PERDICIÓN (Double Indemnity, 1944, Billy Wilder)Uno de los nombres propios de la historia del cine es el de Billy Wilder, director de una gran tira de obras cinematográficas, todas ellas repletas de un talento desmesurado e inagotable, que siempre consiguen sorprender al espectador, tanto con sus guiones impecables como por su puesta en escena impactante.

Sin duda alguna, uno de los géneros del séptimo arte que este director abordó con mucho éxito fue el cine negro (además de sorprendernos con obras maestras cómicas como El Apartamento (The Apartment, 1960), y si hablamos del cine negro de Billy Wilder, sin duda debemos mencionar una de sus obras mayores: Perdición (o conocida originalmente como Double Indemnity).

La acción (narrada en voz en off por el protagonista a modo de flashback) de la cinta transcurre en Los Ángeles, donde un agente de una compañía de seguros (Fred MacMurray) y una clienta (Barbara Stanwyck) traman el asesinato del propio marido de esta última, con la intención de poder cobrar un seguro de defunción por accidentes falso, pactado previamente con el agente en cuestión. Toda la trama se complica cuando el investigador de la propia aseguradora, Barton Keyes (Edward G. Robinson), entra en acción.

La historia está perfectamente definida y con todas sus partes bien encajadas. Podemos ver cómo el extraordinario Billy Wilder desarrolla la acción y marca los tempos como en la mayoría de sus films, dotando a estos de una gran intensidad dramática y una alta dosis de suspense (dentro de su filmografía de cine negro, otro ejemplo sería otra de sus grandes obras como Sunset Boulevard o conocida en nuestro país como El crepúsculo de los dioses), acoplado a un excelente guión cargado con unos diálogos arrolladores, todo ello envuelto en una atmósfera maravillosa.

Recomendaría toda la filmografía de Billy Wilder, y si señalo ésta puntualmente es porque quizás soy un devoto del cine negro, gangster y todo aquello que rodea a ese mundo oscuro y peligroso. Y valdría la pena destacar todo dentro de esta película, por lo que a un servidor le cuesta pararse en un apartado concreto de la creación de la cinta, lo mejor es que el espectador disfrute con esta absoluta gran obra maestra, de esas que el cine ha parido con cuentagotas en su ya no tan corta historia, y con la que, para aquellos que no hayan disfrutado del cine de Billy Wilder, podrán descubrir un mundo nuevo de aquellos maravillosos años de Hollywood, ya olvidados en lo que respecta a la realización actual en el séptimo arte.

spot_img